96 178 45 66

NOTICIAS MEDICSER

Revisiones oftalmológicas durante la infancia

Cuando realizarlas y porqué

El Dr. Vicente Navarro Fuster, nuestro médico oftalmológico, nos explica a través de su experiencia cuales son las exploraciones oftalmológicas recomendadas a según las etapas de la vida de una persona.

INFANCIA

Niños y niñas (a partir de los 4 años): "OJO VAGO o PEREZOSO" (Ambliopía, técnicamente).

            Si hay una visita verdaderamente obligada antes de los 5 años, es por este problema que, en caso de existir y no ser resuelto antes de los 7-8 años, se hará irreversible.

            Tal y como he explicado miles de veces a las mamás y papás desde que empecé, el Sistema Nervioso se desarrolla entre el nacimiento y los 7-8 años aproximadamente y, los Ojos, como parte integrante del mismo, lo hacen durante dichos años. Pensamos en el Ojo como órgano aislado pero, nada más lejos de la realidad; a través del nervio óptico, se extiende hasta la parte de atrás de la cabeza (corteza cerebral occipital) donde está su "centro" Visual. Es pues una parte del cerebro solo que, se ha salido de la caja craneal.

             Si observamos en el niño/a, cualquier cambio o ante la menor duda de que su visión sea correcta por ambos ojos, deberá realizarse una revisión oftalmológica, como máximo, a los 4 años pues, después de los 7 el defecto se enraizará para siempre y, ningún tratamiento será eficaz. Esto es muy fácil de entender aunque no se sea médico; en los jóvenes, un hueso roto, fragua y se recompone rápida y perfectamente; por el contrario, en un cuerpo no joven, una rotura ósea, nunca ya queda perfecta.

            El problema es que, muchas veces es un solo ojo el afectado y, el otro, que si funciona, lo "enmascara u oculta".

            Solo una minuciosa exploración por el Médico Oftalmólogo, normalmente con el empleo de gotas (el único profesional que legalmente puede ponerlas y ha sido instruido en la exploración con ellas), puede detectar y corregir la situación, evitando que uno o los dos ojos, queden "vagos" de por vida.

            Cuando los niños/as son pequeños, con una escolarización inicial (no tienen aún estudios exigentes) es muy difícil en ocasiones percatarse de la existencia de problemas visuales. Suele ser a partir de los 8-9 años cuando, el aumento de tareas puede poner en evidencia signos de cansancio y falta de desarrollo ocular: ¡MUY TARDE YA! para intentar una corrección exitosa.

Respecto a las revisiones escolares u otras campañas realizadas entre los 5 y 7 años, es un tiempo precioso perdido: ¡MUY TARDE YA! de nuevo.

Nuestra prioridad es el desarrollo de la visión correcta en el niño-a y, serán los padres y el (o la) Pediatra los principales colaboradores en su detección. Ante cualquier duda, serán ellos mismos quienes busquen la visita especializada del Oftalmólogo/a. Posteriormente a dicha exploración médico-oftalmológica, nuevamente la colaboración matero-paterna seguirá siendo esencial. En el caso frecuente de que se prescriban gafas, ya será el profesional óptico el que entre en acción, haciéndole dichas gafas e, incluso cierto seguimiento pero, si hay patología "por medio", el responsable principal es el oftalmólogo sin lugar a dudas.

            En cuantas ocasiones, me han traído niños/as con 6-7 años y un ojo bastante "vago" (del que no tenían conocimiento) y, ya prácticamente sin "margen de tiempo", tienes que hacer un gran esfuerzo para conseguir un resultado muchas veces "pobre" dada su cronificación durante esos 6-7 años cuando, solo con haberlo tratado a los 4, se hubieran obtenido resultados inmensamente más satisfactorios con mucho menos esfuerzo.

            Insisto, los Padres y el Pediatra son los más importantes en la detección precoz; los Oftalmólogos los responsables principales (para eso nos hemos formado) y, los Ópticos valiosos colaboradores; así lo creo tras casi 30 años en mi especialidad.

Galería

Con esta suscripción recibirás gratuitamente en tu correo nuestra publicación cada vez que lancemos una nueva edición
Nombre
Mail
Idioma de suscripción
  • castellano
Acepto los términos y condiciones descritas aquí